La reducción mamaria se realiza en la denominada hipertrofia mamaria debido al volumen excesivo y descolgamiento de los senos. A veces presentan problemas físicos como dolor de espalda o alteraciones de la columna vertebral.

Hemos de tener en cuenta las características sobre todo de la mujer: el peso, altura, anchura del tórax y estructura osteo-muscular. Unos senos demasiado grandes pueden acarrear no solo problemas físicos sino también psíquicos, sobretodo en pacientes jóvenes.

Con la intervención podemos corregirlo, se realiza casi siempre bajo anestesia general, el tiempo de intervención suele ser de 2 horas.

La operación consiste en la resección o retirada del exceso de piel y glándula, en el modelado del nuevo volumen con la forma adecuada, y en adaptar las areolas al tamaño y situación correcta.

Dependiendo de la técnica varía su disposición y forma, aunque lo habitual es una cicatriz alrededor de la areola que desciende, de manera vertical u oblicua, para continuar a nivel del pliegue submamario, en forma de T invertida o de L. Actualmente hemos reducido de manera importante las dimensiones de la cicatriz tradicional pudiéndose llegar, en algunos casos, a una cicatriz limitada a la areola: Mamoplastia periareolar.Nuestros resultados son excelentes, así como la recuperación a la vida laboral y/o cotidiana, pues realizamos un seguimiento exhaustivo y personalizado sobre cada paciente.

 

Comparte esta noticia...
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter