Son muchas las mujeres que por causas genéticas tienen una retracción de los pezones conocida como “pezón invertido”. Esto, además de una dificultad para la lactancia de sus hijos, produce un efecto poco estético que puede corregirse quirúrgicamente.

Es una cirugía que solo se realiza cuando la mujer afectada no va a dar lactancia aunque muchas de estas mujeres, ya de por sí, no pueden hacerlo. Se realiza con anestesia local y el tiempo de duración es de 40 minutos. Después precisa varias curas que no implican nunca baja laboral o social. Los resultados son inmediatos y muy gratificantes.

Le recomendamos que pida una cita personalizada en nuestro Centro Clínico para una mejor información y los doctores estarán encantados de resolver todas sus dudas y podrán valorarle y aconsejarle sobre el tratamiento más adecuado para usted.

Comparte esta noticia...
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter