Los puntos de rubí o microangiomas son esos pequeños lunares rojos benignos, un poco abultados que aparecen en la piel. Se originan por la estrangulación de algún capilar, y suelen crecer (algunos mucho) con el paso del tiempo. Generalmente, los microangiomas son benignos, aunque si sangran o se irritan deben ser retirados.

A veces estos microangiomas pueden resultar molestos debido al roce con las prendas, joyas o simplemente son antiestéticos para algunas personas por lo que prefieren quitárselos.

Para eliminar los puntos de rubí o pequeños angiomas existen varios tratamientos, pero la forma indicada y más fácil de eliminarlos es con un LÁSER.

Lo más apropiado es mediante el Láser de Colorante Pulsado, específico para tratar las lesiones vasculares, ya que actúa eficazmente y de manera segura en el vaso sanguíneo que origina el punto rubí sin dañar la piel. Así, en una sesión se consigue eliminar los microangiomas. La tecnología actúa coagulando el angioma y haciéndolo desaparecer. Dos semanas después de la sesión notará que los puntos de rubí se han eliminado de la piel.

El Láser de Colorante Pulsado es la mejor opción si desea quitárselos ya que consiste en un tratamiento muy rápido y sencillo, sin efectos secundarios ya que no dejará ninguna cicatriz ni ninguna marca en nuestra piel.

En el Centro Clínico Estética Médica ponemos a su disposición un Láser CYNERGY, único Láser de Colorante Pulsado más Neodimio existente en Extremadura.

Comparte esta noticia...
Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter